Teletrabajo: Los tribunales a favor de las personas con teletrabajo

Tras la entrada en vigor de la Ley sobre el trabajo a distancia 10/2021, de 9 de julio, hemos vivido multitud de conflictos relacionados con las compensaciones de gastos, dotaciones de medios y otras lindezas que muchas empresas han querido “colar” en los acuerdos ya sean colectivos o individuales en esta materia.

Tras casi dos años desde la entrada en vigor del mencionado RDL, por fin la justicia va dictando sentencias a favor de las personas con teletrabajo. Esto hace que se aclare aún más, si es que era posible, que la Ley de Trabajo a Distancia exige a las empresas que doten a quienes teletrabajan con los medios adecuados, así como a la compensación de gastos que se generen. 

La Audiencia Nacional en la sentencia 44/2022 de 22 de marzo, se ha vuelto a pronunciar sobre esta cuestión, declarando nula la cláusula de un acuerdo de trabajo a distancia de una compañía que eximía a la empresa de compensar los gastos en teletrabajo.

Esto ha hecho que, el pasado martes 22 de noviembre, previamente al juicio que iba a tener lugar en la Audiencia Nacional sobre los acuerdos individuales de teletrabajo, nuestra empresa se vio obligada a retirar precisamente esta misma cláusula de todos los acuerdos individuales de teletrabajo que la plantilla de Atos Spain firmaron en los acuerdos individual de teletrabajo.

Pero la otra gran noticia, llegada de nuevo desde la misma Audiencia Nacional en su sentencia 144/2022 de 10 de noviembre, donde también insiste en que si la empresa impone la obligación de ir a la oficina en un día en el que se debería teletrabajar, ésta debe, o bien compensar por ello, o devolver dicho día de teletrabajo, dejando nulas las cláusulas relativas a estos puntos por ser contrarias a la ley.

A la vista de estos acontecimientos, parece que, por fin, los juzgados están reconociendo que teníamos la razón en las reivindicaciones que durante estos años hemos trasladado en todos los procesos de negociación de teletrabajo.

COBAS quiere negociar y cerrar un acuerdo de teletrabajo para toda la plantilla, ahora bien, un acuerdo que cumpla la ley.

25 de noviembre Día Internacional Contra la Violencia Machista

Un año más queremos conmemorar el Día Internacional Contra la Violencia Machista. Este año haciendo especial hincapié en la violencia sexual en el ámbito laboral.

La violencia sexual se ha convertido en una de las mayores preocupaciones sociales, sin embargo, se habla mucho de la misma en el espacio público pero muy poco en el mundo laboral. Según la encuesta realizada en el 2013 por la UE sobre la violencia hacia las mujeres, el 32% de las mujeres que indicaron haber sufrido algún tipo de violencia sexual, especificaron que fue en el ámbito laboral.

A nivel nacional, según la Macroencuesta de Violencia Contra la Mujer 2019, el 17,3% de las mujeres situaron dicho acoso en su puesto de trabajo.

El acoso sexual o discriminación por razón de género son la máxima expresión de la desigualdad estructural entre mujeres y hombres en este ámbito. Así, cuando se niegan promociones profesionales, se aísla, estanca profesionalmente a las mujeres por ejercer derechos de cuidado, conciliación, o se las infantiliza, hablamos de actos discriminatorios indirectos que suelen escaparse a la identificación y la norma sin ser denunciados.

 

Según el estudio publicado en marzo de 2022 por la Delegación de Gobierno contra la violencia de género, 8 de cada 10 mujeres señalan haberse sentido discriminadas y/o acosadas en el trabajo por el hecho de ser mujeres, señalando a sus superiores jerárquicos en casi la mitad de los casos (47,4%).

 

Desgraciadamente, este 25 de noviembre volverá a ser un día de recuerdo, reivindicación y lucha como tantos otros, por ello queremos compartiros en el siguiente enlace el comunicado que desde la Secretaría de la Mujer de COBAS hemos lanzado para esta ocasión.

https://www.cobas.es/25n-contra-la-violencia-machista-en-la-calle-y-en-las-empresas/

Great Place to Work. Empieza el “acoso”

Como todos los años, la encuesta de GPTW ha regresado, y con ella el “acoso” por parte de la empresa para que la rellenemos y así poder ponerse una medallita por batir el récord de encuestas completadas (que parece que es lo único que les importa).

No entramos en si queréis o no rellenarla, pero lo que no se puede aguantar es más presión para hacer tareas que no nos permiten imputar en ningún lado y que tenemos que sacar de nuestra apretada agenda, como si no tuviéramos bastante con el trabajo diario, además hay que hacer hueco para esto.

Os proponemos que, si decidís rellenarla, no perdáis de vista lo siguiente:

  • Llevamos desde el 2008 sin subidas de sueldo.
  • En los centros de trabajo siguen faltando medios adecuados para poder trabajar (monitores de calidad, teclados, etc.)
  • Se han retirado elementos donde guardar nuestros enseres.
  • Aún habiendo plazas de aparcamiento vacías en los edificios la empresa no las pone a disposición de quien las necesite, inventándose el flexiparking solo para unos pocos elegidos.
  • Se ha eliminado el Servicio de Atención al Empleado presencial.
  • No está dispuesta a cumplir con la legislación sobre teletrabajo.
  • En los últimos años no ha sido posible llegar a ningún acuerdo de mejora de la plantilla (por ejemplo, igualdad, formación, riesgos laborales, etc), viéndonos abocados a judicializar todos estos temas.

Un GPTW no es solamente una encuesta, es cuidar de la plantilla día a día.

Teletrabajo: Discriminación

En la reunión de la mesa de teletrabajo del pasado 15 de noviembre se debatió el intento de la empresa de discriminar a algún colectivo a la hora de poder acceder al teletrabajo.

Un ejemplo de esta discriminación es el Centro de Capacitación.

Utilizan argumentos como que, si teletrabajan pierden la vinculación con la empresa, eso no parece importarles con las personas que se tiran años y años en un cliente y que no ven a su responsable nunca. Otro sería que las personas del Centro de Capacitación han de estar disponibles para hacer entrevistas, entrevistas que desde hace años se hacen por teams.

Esto no es sino otra forma de penalizar a un colectivo que está en una situación de la que la única responsable es la empresa, que es quien pierde y gana contratos, quien quita y pone a las personas al antojo de una P&L, quien tiene la obligación de recolocar a las personas que se quedan sin cliente y a quienes la empresa responsabiliza de no tener trabajo.

Finalmente, se escudaban en que hay personas que no cumplen con su formación y que no se esfuerzan en las entrevistas, y que a esas personas no se les puede permitir teletrabajar.

Si alguien no cumple con su obligación la empresa tiene mecanismos suficientes para tomar las medidas que considere con esas personas, pero no debe criminalizar a colectivos que no son responsables de su situación.

Desde COBAS no vamos a aceptar bajo ningún concepto un acuerdo que discrimine a una parte de la plantilla.