Teletrabajo, 11 de mayo

Una semana más, el pasado martes 11 de mayo se mantuvo una nueva reunión de la mesa de Teletrabajo. En esta ocasión tratamos la parte relacionada con el sistema de solicitud de teletrabajo.

La empresa explicó su visión, que es prácticamente igual que la que a día de hoy, es decir, dejar en manos del manager la decisión y obviar la posibilidad de que la RLPT (Representación Legal de las Personas Trabajadoras) puedan mediar mediante una Comisión de Teletrabajo paritaria entre empresa y RLPT.

Una semana más se volvió a debatir sobre qué pasará con aquellas personas que teletrabajen menos del 30% de la jornada en tres meses, es decir, hasta 1 día y medio a la semana. La dirección alega que, esta modalidad es parte de la “flexibilidad puntual” que ofrece la empresa, y se acogen a lo que dice el RDL al definir el concepto de “teletrabajo” para decir que la ley no les obliga a regularla. En opinión de la RLPT. Esto puede provocar lo siguiente:

  • Que al no regularse, esta modalidad se pueda convertir en el sistema de “chantaje“ por parte de algún manager.
  • Que al no existir ningún tipo de control, se pueda estar incumpliendo la legislación vigente.
  • Que en caso de un accidente, en uno de esos días de trabajo en otro lugar que no sea la oficina, la mutua de accidentes no quiera hacerse cargo del siniestro, quedando estas personas totalmente desprotegidas.

Dentro del equipo que representa a la empresa en estas reuniones existen dos opiniones distintas al respecto:

– quien pertenecen a Prevención de Riesgos Laborales, sí ven la necesidad que regularlo de alguna manera.

– quien representa al área de personal, que manifestó que no van a incorporar a este procedimiento lo que esté por debajo del 30%, al amparo de que no lo contempla el RDL.

Por lo que no tenemos muy claro cómo quedaría este apartado en realidad.

Es curioso que cuando a la empresa le interesa se acoge textualmente a lo que marca el RDL, y cuando quiere, como en el caso de las compensaciones económicas, todo es “interpretable”.

Para la próxima reunión, la empresa propuso tratar desconexión digital y registro de jornada, a lo que no nos negamos, pero indicamos claramente que estos apartados no entran dentro del ámbito de esta negociación ya que ambos afectan a la totalidad de la plantilla y no solo al colectivo de Teletrabajo.

Formación en inglés

Desde hace muchos años se implantó el inglés como lengua oficial en Atos. Sin valorar esta decisión, siempre hemos considerado positivo que se diera este tipo de formación. Sin embargo, son bien conocidos los cientos de problemas que hay, sobre todo, para conceder la formación presencial.

A día de hoy, parte por la pandemia y parte porque es “gratis”, se está llevando a cabo a través de una nueva plataforma online, sobre la que hemos detectado una serie de dificultades que pasamos a detallar:

  • Formación desenfocada: múltiples personas nos han informado que, a pesar de haber obtenido una calificación baja (de principiante) en la prueba de nivel, los videos, vocabulario, textos, etc., son absolutamente incomprensibles para ellas. Para poder progresar hay que esforzarse, pero de nada vale este esfuerzo si no se entiende nada.
  • Presión sobre la gente: teniendo en cuenta que el inglés es, como hemos dicho, el idioma corporativo, se nos ha invitado a que realicemos esta formación. El problema viene cuando a ciertas personas, por ejemplo, las que están en el BENCH, se les solicita como algo casi “obligatorio”.

Este último caso, vinculado al punto 1) conlleva una presión muy alta para personas que, por mucho esfuerzo que hagan, no son capaces de comprender gran parte de los ejercicios, generando gran frustración, además de temor a posibles consecuencias.

  • Medios técnicos: algunas personas también nos han informado que, en algunas ocasiones, por problemas técnicos, no tienen acceso a la plataforma o que algunas de las tareas requieren la aplicación Adobe Flash Player, que no viene instalada por defecto en Chess 2 y que no saben si por política de seguridad pueden descargarla.
  • Acento y vocabulario: por último, señalar que otro aspecto que está dificultando la evolución en el aprendizaje es que el curso es demasiado “yankee” y eso para personas que han estudiado ingles en Europa, les supone una dificultad añadida.

Teniendo todo esto en cuenta, consideramos que el sistema de enseñanza en inglés es muy mejorable y por ello vamos a solicitar desde la Comisión de Formación que este tema se trate con la importancia que tiene lo antes posible, con el fin de ayudar a la plantilla a evolucionar en este idioma.

Calendario laboral de Atos Spain Madrid: denuncia ante Inspección de Trabajo

Como ya os hemos comentado en nuestro post del 9 de abril, se ha solicitado a la empresa en reiteradas ocasiones la compensación en un día más de jornada intensiva de verano, para ajustar el exceso de jornada que se produce, en virtud del Acuerdo Marco.

Una vez más, la empresa ha vuelto a contestarnos que el exceso que se produce es de 1 hora (y no 1,5 h.), y por lo tanto no acepta dicha adaptación a pesar de haberlo hecho históricamente. Recordemos que las 1760 horas que indica el Acuerdo Marco son el número máximo de horas anuales y no el número exacto que hay que realizar.

Dada la situación de desacuerdo, en Madrid, su Comité de Empresa ha presentado, el pasado día 30 de abril, denuncia ante Inspección de Trabajo.

Somos conocedores que esta situación se está dando en más territorios y los respectivos Comités de Empresa están tomando medidas al respecto.

Os mantendremos informados de su resolución.

Protección de datos y el riesgo de su mal uso

No dudamos que Atos protege nuestros datos de carácter personal, no dudamos que están cifrados, que tenemos los mejores antivirus, cortafuegos, etc. Además, deberíamos tenerlo ya que es el producto estrella que vendemos.

Pero ante la persistencia en la cumplimentación de “My Personal Profile” (MPP), nos preguntamos si realmente estos datos se usan correctamente, algo que hemos preguntado en numerosas ocasiones durante los últimos años, sin obtener respuesta.

Por poner un ejemplo, nuestra empresa promueve que tengamos una carrera profesional (IDP) lo cual consideramos positivo, pero por otro lado la propia Atos no siempre pone los medios necesarios para que tu carrera profesional evolucione.

Un clásico ejemplo podría ser el de una persona que tiene una altísima experiencia en Cobol con conocimientos funcionales en Carteras de Divisas, y que dentro de su IDP se acuerda un reciclaje hacia otras tecnologías relacionadas con la digitalización. Hasta aquí bien, pero ¿Qué pasa cuando alguien busca expertos en cobol disponibles?, si… habéis acertado, el IDP pasa a un tercer plano.

Este problema se da cuando algún proyecto requiere algún perfil y utiliza los buscadores de MySkills, etc., y este proyecto ni pertenece a Atos Spain, o además está fuera de tu provincia o incluso de tu país. Esto en algún caso puede implicar que tu IDP se vea comprometido por los intereses de otras empresas del grupo.

Pues eso no debería suceder, los datos que aportamos a la empresa deben ser los “estrictamente necesarios para la ejecución de nuestro contrato laboral” con nuestra empresa, Atos Spain, que es para quien trabajamos.

Otra cosa es que queramos darles la información porque consideramos que es bueno para nuestra carrera, pero no hay porqué ceder toda la información de las personas que trabajamos en Atos Spain, datos incluso de nuestra vida privada y personal (aficiones, foto, etc), algunos no obligatorios, pero te lo piden “por si cuela”.

No sabemos si hay irregularidades, pero la plantilla tiene que saber quién, dónde y con qué finalidad se comparten nuestros datos, con respuestas claras, concretas y entendibles, sin remitirnos a folletos legales o políticas incomprensibles, y usando siempre el mismo canal por el que lo hemos solicitado, como indica la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) y el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos).

En Alemania, con una normativa muy similar a la española, son muy rigurosos en todo el tema relativo a protección de datos, sin embargo, el “mudus operandi” en Atos Spain podría provocar un mal uso de nuestros datos.

La legislación hay que respetarla y teniendo en cuenta las graves sanciones económicas que pueden acarrear al menos a nosotros, nos preocupa.