Resultados financieros del año 2021

Como cada año, Atos Global publicó en la intranet los resultados correspondientes al año 2021 y tristemente, no son los mejores.

Hemos podido observar que han bajado tanto la facturación como las previsiones de Margen Operativo (rentabilidad), que al cierre del año quedaron aproximadamente en un tercio del objetivo marcado por la compañía.

Ambos datos son preocupantes y tan solo basta con ver los cambios en el equipo de Dirección/Gestión, continuas restructuraciones, así como la suspensión de dividendos a los accionistas tal y como se puede leer en el anterior enlace, para entender que la situación no es “optima”.

En cuanto a la parte que nos impacta de forma más directa, que es la de la RBU Southern Europe (Francia, Portugal, Italia y España), los resultados a nivel de rentabilidad están igualmente muy por debajo de las expectativas, si bien a nivel de facturación se ha producido un incremento con respecto a 2020.

Las previsiones para el futuro parecen ser más halagüeñas, el nivel de negocio “comprometido” por parte de los clientes parece dar estabilidad y esperamos que se confirme para permitir recuperar la confianza de los accionistas.

Por supuesto, esperamos que esto tenga un reflejo en las condiciones laborales/económicas de una plantilla que, no es responsable de unas decisiones poco acertadas y que lleva muchos años demostrando su profesionalidad, incluso sacrificando en muchos casos su vida personal.

Por parte de la Sección Sindical de COBAS hemos solicitado con el siguiente correo electrónico una reunión con la Dirección Financiera, con el fin de conocer de primera mano, la situación a nivel local actual, así como las previsiones a futuro.

Buenos días, 

Tras la publicación de los resultados financieros a nivel Global correspondientes al año 2021, y a falta de los resultados en el ámbito local, queremos mostrar nuestra preocupación y por lo tanto solicitamos una reunión con la Dirección Financiera, con el fin de poder conocer la situación real y poder colaborar a través de propuestas proactivas. 

Quedamos a la espera de dicha convocatoria. 

Un saludo y gracias, 

Cierre de edificios

El pasado 6 de abril, toda la plantilla hemos recibido una comunicación de la empresa en la que nos informan del Proyecto Bamboo. Dicho proyecto consiste en la “redefinición de los espacios de trabajo”.

En concreto esto se refleja en el “cierre” de los centros de trabajo de Doce Estrellas en abril y Albasanz el año que viene en junio, ambos coincidiendo con la finalización de ambos contratos de arrendamiento.

La Dirección nos informa de que dicha medida permitirá una mayor unión de la plantilla, reducir la huella de carbono, agilidad, etc.

Nuestro de punto de vista es que todas esas razones son positivas, pero no se debe obviar que esto va a suponer un importante ahorro de costes, suponemos que se les “olvidó” mencionarlo.

Esta decisión la consideramos lógica y basada fundamentalmente en aspectos financieros, lo cual también es beneficioso para los resultados de la compañía, pero ¿qué hay de las personas trabajadoras?

Recordar que gran parte de la plantilla de Atos lleva con su salario congelado desde el año 2008 y a pesar de las buenas palabras de que “somos una familia”, “que vamos en el mismo barco”, “que somos el mayor activo de la compañía”, etc., la realidad dice que cuando hay beneficios no logramos ver recompensado nuestro esfuerzo.

Una vez más, aplaudimos el Proyecto Bamboo, si bien reclamamos que el impacto de este ahorro se vea repercutido entre todas las personas que hacemos posible que año tras año Atos sea rentable y sostenible.

Cierre del Servicio de Atención al Empleado

El pasado 15 de marzo nos encontramos con un cartel en el despacho del Servicio de Atención al Empleado (SAE) en el que se anunciaba que deja de dar atención presencial.

Como siempre, nos encontramos esta decisión, sin que se haya ni siquiera comunicado a la Representación Legal de las Personas Trabajadoras (RLPT).

Mucho nos tememos que esta no sea sino otra medida para ahorrar costes, empeorando y complicando la atención a la plantilla, eliminando todo el contacto humano, tan necesario cuando tenemos un problema, y restando valor a la gran labor que realizaban las personas que atendían el SAE.

Una vez más se demuestra que a la dirección le importa bien poco la plantilla.

Reforma laboral: Contratación

La mayor cantidad de cambios de esta Reforma se visualizan en el apartado de contratación. En principio, todo ello orientado a la contratación indefinida.

Por tipología de contrato:

  • Contratos temporales

Desaparece el “contrato por obra y servicio”. Esto es aplicable para las nuevas contrataciones, y con una moratoria de 3 meses. Es decir, se mantienen los contratos de obra y servicio que se hubieran suscrito antes del 31 de diciembre del 2021, y se permite que se sigan realizando hasta el 30 de marzo del 2022, siendo extensibles hasta la finalización de su duración máxima (3 años).

Solo existe un contrato de duración determinada (temporal), que podrá celebrarse en base a dos causas:

  • Por circunstancias de la producción:

Este tipo de contrato tiene una duración máxima de 6 meses, ampliable a 1 año si así lo establece el convenio sectorial de referencia.

Siempre que esta modalidad sea “ocasional y previsible”, la duración máxima será de 90 días, dentro el año natural.

  • Por sustitución del trabajador/a:

Para cuando sea imprescindible la sustitución de la persona trabajadora. Esta modalidad de contrato solo se justifica por una necesidad de cobertura interna de la empresa.  Si este contrato se formaliza para cubrir temporalmente un puesto de trabajo, durante el proceso de selección o promoción para su cobertura definitiva mediante contrato fijo, no podrá durar más de 3 meses (o el plazo inferior que fije el convenio) ni volverse a suscribir, con el mismo objeto, una vez superada dicha duración máxima.

  • Contratos de formación

Se crea la nueva modalidad de “contrato formativo”, el cual ofrece dos posibilidades:

    • Formación en “alternancia” (duración máxima de 2 años):

Tiene por objeto compatibilizar la actividad laboral retribuida con los correspondientes procesos formativos en el ámbito de la formación profesional, los estudios universitarios o del Catálogo de especialidades formativas del Sistema Nacional de Empleo

    • Para la obtención de la “práctica profesional” (duración máxima de 1 año):

Este segundo tipo de contrato formativo puede concertarse con quienes tengan un título universitario o de un título de grado medio o superior, especialista, máster profesional o certificado del sistema de formación profesional, así como con quienes posean un título equivalente de enseñanzas artísticas o deportivas del sistema educativo, que habiliten o capaciten para el ejercicio de la actividad laboral.

  • Contratos fijos discontinuos

Se potencia y relanza esta modalidad contractual basada en la naturaleza de los trabajos realizados, de carácter estacional o vinculados a actividades productivas de temporada, o para los que, sin ser estacionales, tengan periodos de ejecución concretos, determinados en el tiempo o sujetos a un hito preestablecido.

También es la modalidad contractual pensada para las empresas de trabajo temporal (ETT) y personal contratado para prestar sus servicios en otra empresa.

La nueva regulación de los fijos discontinuos entrará en vigor a los 3 meses de la publicación en el BOE (30 de marzo de 2022).

La pretensión es que los contratos fijos discontinuos sustituyan a los contratos de obra y servicio.

  • Subcontratación

Sólo se ha realizado un cambio en materia de subcontratación, en el que, como ya explicamos en el anterior artículo, salvo en materia de salarios en el resto de materias prevalece el convenio de empresa.

Lo que significa que se evita la subcontratación como mecanismo de rebaja de condiciones laborales y abaratamiento de costes.

Puedes ver el resumen completo de co.bas pinchando aquí.