Segunda reunión de la Mesa de diálogo sobre Trabajo a Distancia

El día 1 de diciembre, como estaba previsto, se celebró la segunda reunión de la “mesa de diálogo sobre teletrabajo”.

Una vez más, la empresa ha enfangado la reunión con el tema de la constitución de la mesa.

Nuevamente hemos vuelto perder el tiempo en tener que explicar a la Dirección de la empresa cómo se formalizan las cosas. Solo hay dos opciones:

  1. Mesa de trabajo para intentar compartir información y puntos de vista sobre un tema en concreto.

Se convoca a toda la RLT y asisten a las reuniones todos los delegados que quieran ir.

  1. Mesa oficial de negociaciones basadas en un articulado legal dónde negociar e intentar llegar a acuerdos. Se puede hacer de dos maneras:
    • Como Secciones: los acuerdos a los que se llegue afectarían a toda la plantilla.
    • Como Comité de Empresa: los acuerdos alcanzados afectan solo a los trabajadores y trabajadoras del centro de trabajo al que pertenecen.

Algo tan sencillo de entender, parece que a RR.HH. le cuesta asimilarlo. Unas veces nos dicen que es una mesa formal y otras veces que es una mesa informal para acercar posturas.

Finalmente, después de hacernos perder el tiempo durante 30 minutos, la empresa se levantó de la mesa diciendo que se paraban las reuniones y que ya nos dirían algo

Lamentamos que se haya hablado de todo menos del teletrabajo, que es lo que realmente importa y afecta a la plantilla, y más en estos tiempos.

Primera reunión de la Mesa de diálogo sobre Trabajo a Distancia

El pasado 23 de septiembre se publicaba en el BOE el Real Decreto Ley (RD) para la regulación del Trabajo a Distancia (teletrabajo), que entró en vigor el 13 de octubre.

Este RD obliga a la empresa a iniciar un periodo de negociación con la Representación Legal de los Trabajadores y Trabajadoras (RLT) para definir las condiciones del teletrabajo. Con este escenario, la dirección de la compañía nos solicitó la apertura de esta mesa de diálogo que, tras varios aplazamientos, finalmente se ha podido iniciar el 26 de noviembre.

Los puntos de la reunión no dejaban demasiado a la imaginación:

  1. Constitución de la mesa
  2. Temas a tratar
  3. Próximas reuniones

Como parece costumbre en las últimas reuniones, los primeros 33 minutos se ocuparon en debatir sobre quienes íbamos a constituir la mesa, a pesar de que ya lo hemos informado en reiteradas ocasiones.

Tras acordar finalmente los componentes y las normas de funcionamiento, la empresa planteó una serie de puntos a tratar:

  • Teletrabajo:
    • derivado del Covid-19.
    • concedido previo a la pandemia.
    • como nuevo modelo tras la regulación del RD.
  • Desconexión digital.
  • Registro de jornada.

Para nosotros fue una sorpresa la inclusión del punto sobre “registro de jornada”, y así se lo hicimos saber, teniendo en cuenta que hace casi un año, la dirección rompió la mesa de diálogo imponiendo sus normas y sistemas a este respecto. Al parecer, según indicaron, no todo el mundo registra su jornada utilizando la aplicación web. Seguimos sin entender qué tiene esto que ver con el teletrabajo.

Por otro lado, la empresa ha solicitado a la RLT que incluyamos otros los puntos a tratar y que llevaremos a la próxima reunión.

De momento, las reuniones de esta Mesa de Diálogo se llevarán a cabo de manera semanal.

Poco más hay que destacar, esperemos que, una vez aclarada y aceptada la composición de la mesa, podamos empezar a trabajar en esta materia, de manera dinámica y eficaz.

Por nuestra parte, estamos estudiando todas las incidencias e inquietudes que nos estáis trasladando y trabajando en una plataforma que sigue abierta a vuestras sugerencias y necesidades.

25 Noviembre – Una conmemoración, no una celebración

El 25 de noviembre fue declarado día Internacional contra la Violencia hacia la mujer en el 1er Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe celebrado en Bogotá (Colombia) en julio de 1981.

Se eligió esta fecha para conmemorar el asesinato de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y Maria Teresa), tres activistas políticas asesinadas por la policía secreta del dictador Rafael Trujillo el 25 de noviembre de 1960 en República Dominicana.

Fue en 1999, cuando la ONU hizo oficial esta fecha.

1079 mujeres han sido asesinadas de manos de sus parejas o exparejas desde 2003, año en el que se empezó a contabilizar el número de mujeres.

Hasta el 30 de octubre de 2020, 41 mujeres han sido asesinadas en España, desde que empezó el confinamiento, el número de llamadas al 016 (teléfono de ayuda a las víctimas) ha aumentado un 60%.

Según los datos oficiales del Consejo General del Poder Judicial, en los meses de abril, mayo y junio se interpusieron en España 40.495 denuncias. De todas ellas, tan solo un 1,2% fueron presentadas por familiares de la víctima y un 1,9% por la propia víctima. El resto de las denuncias corresponden a partes policiales, atestados hospitalarios o denuncias de terceros.

Según indica la Dra. En Políticas de Igualdad Esther Tauroni en el diario “El Plural”, cada cuatro horas se viola una mujer en España, la media de Europa es similar. La mayoría de las violaciones, por miedo, vergüenza o temor a la respuesta social no se denuncian. La mujer víctima de violación, además de sufrir daños físicos, sufre un daño emocional y psicológico de imposible reparación.

Mientras tanto, los violadores gozan de presunción de inocencia desde el minuto uno. La ingestión de fármacos, drogas, alcohol e incluso sus circunstancias sociales atenúan sus penas. La mujer violada es, desde el momento en que denuncia, acusada, revictimizada, culpada. En su camino procesal solo se encuentra con piedras en el camino.

Las sentencias condenatorias en los casos de violación son entre cinco y diez años de prisión, que jamás se cumplen. Quedan reducidas por múltiples causas. Ninguna de estas sentencias resarce a la víctima. Jamás la mujer vuelve a sanar. El miedo y el dolor la acompañan hasta el final de su vida. El violador, cuando sale de prisión, vuelve a violar.

Estos datos, que parecen “solo” números, dejan claro que algo no funciona, que las víctimas y su entorno cercano no cree en el sistema, porque no se sienten protegidas, el sistema las sigue señalando como culpables.

Queremos trasladar nuestro rotundo rechazo a todo acto de violencia contra la mujer y nuestro apoyo a las víctimas. Si crees estar en situación de peligro, o conoces a alguna mujer que pudiera estarlo, no dudes en contactarnos o llamar al 016, juntos podemos salvar vidas.

Encuesta sobre teletrabajo

Esta mañana hemos  recibido un correo de Recursos Humanos con una encuesta sobre teletrabajo.

Es curioso que esta encuesta llegue cuando se va a abrir una mesa para negociar las condiciones del teletrabajo, y que no se haya informado ni contado para nada con la RLT para esta comunicación.

Aunque en un principio, leyendo la encuesta parece inocua, hay una serie de preguntas que a nuestro entender son bastante capciosas, por ejemplo:

  1. ¿Crees que el teletrabajo aumenta tu productividad?
  2. ¿Cómo mejora o ha mejorado tu compromiso la posibilidad de teletrabajo?
  3. ¿Cómo mejora o ha mejorado tu satisfacción la posibilidad de teletrabajo?
  4. ¿Qué importancia le das al teletrabajo?
  5. ¿Ante una oferta de empleo que valor le darías a que esa empresa tenga teletrabajo?
  6. En tu puesto actual. ¿Consideras que el teletrabajo es una forma de trabajo viable, desde un punto de vista operativo?
  7. ¿Realizar teletrabajo te está suponiendo ahorros en tu economía derivado de alguno de los siguientes aspectos?

Todas estas preguntas están claramente orientadas a que se responda de manera positiva, y basándose en ello la empresa justificar que no tiene que pagar ningún gasto por teletrabajo, ya que la plantilla está satisfecha y además se ahorra dinero.

Echamos en falta poder poner libremente una opinión, puesto que las preguntas son completamente cerradas y podría ser necesario matizar la respuesta en algunas de las preguntas.

Además, no vemos por ningún sitio que la empresa refleje lo que se ahorra por tener a la plantilla en casa (luz, agua, climatización, mantenimiento, etc…).

Por todo ello, te recomendamos encarecidamente que no respondas a dicha encuesta, con el fin de que no se puedan utilizar nuestras respuestas para perjudicar unas posible negociación.