Mascarillas y donde depositarlas

Nos gustaría hacer un llamamiento con el fin de evitar situaciones como las de la fotografía que podéis ver a continuación.

IMG-20211013-WA0007

No es nuestra intención dar lecciones de nada, ni somos expertos en como se debe gestionar el uso de las mascarillas, pero por el bien de todas las personas que acudimos a la oficina a diario y el respeto al personal de limpieza se deben evitar este tipo de situaciones.

Entendemos que esta situación no es cómoda para nadie y que tener la opción de continuar teletrabajando mientras la pandemia no esté del todo controlada habría sido lo deseable, pero ya que tenemos que acudir a las oficinas es importante intentar cuidarnos entre todas las personas que tenemos que estar presencialmente.

Gracias por vuestra colaboración.

Atos y sus encuestas

Nos llama muchísimo la atención cómo la empresa permanece con las orejeras puestas para no mirar a los lados, sin pararse a observar a las personas que aquí trabajamos y vemos cada día un trato más frío e impersonal.

Aunque se vanaglorian de lo mucho que les importa que conciliemos nuestra vida, lo cierto es que, de un día para otro, en pleno periodo estival, cuando apenas hay residencias de día para mayores disponibles, ni colegios o extraescolares programadas, en pleno incremento de las cifras de contagios, nos obligaron a retornar a las oficinas el pasado 5 de julio.

Tampoco se preocupan mucho de los motivos por los que, en ciertos clientes y proyectos concretos, el índice de bajas por ansiedad o estrés hace estragos.

Ni se han molestado en contestar cientos de solicitudes de teletrabajo, algunas entregadas a principios de julio, incumpliendo con lo que dice su propio acuerdo de Teletrabajo hecho a la carta. Esto está llevando a que algunas personas abandonen la compañía para irse a trabajar a la competencia.

Y menos aún se preocupan de cómo nos está afectando ver a nuestras compañeras y compañeros, estén o no en proyectos, cuando son convocados a una reunión “virtual” supuestamente “de trabajo” para luego, ejecutar su despido. Siendo testigos de cómo recogen sus cosas con lágrimas en los ojos, y cómo las personas de su alrededor se miran angustiados sin saber qué decir.

Parece que, a partir de 50 años, ya no les vales en Atos, y ni se toman en cuenta que si te despiden te arruinarán tu jubilación después de años dándolo todo en esta empresa.

¿Verdaderamente Atos es un “gran lugar para trabajar”?

Les es suficiente con estar una temporada machacándonos con correos para que hagamos “su encuesta” Great Place To work (que lanzarán el próximo 27 de septiembre), dado que obteniendo una alta participación quedan bien en la foto, en lugar de preocuparse realmente en los problemas del día a día que sufre la plantilla.

Como cada año, insistimos en que, aunque hay gente muy interesada y haciendo un gran trabajo con el objetivo de que esta encuesta sea algo positivo, la dirección tan solo está interesada en el porcentaje de personas que la cumplimentan, y obtener el famoso sello de cara a la galería, el contenido de la misma les importa muy poco.

Este año existe una novedad con respecto a Atos y sus encuestas, y es que, el próximo día 24 de septiembre, nos enviarán también, la Evaluación de Riesgos Psicosociales.

La diferencia es que esta evaluación, está programada por el equipo de Prevención, sus resultados deben ser analizados e implican adoptar medidas correctivas. Por lo tanto, nuestra recomendación es que, si tienes poco tiempo, dediques unos minutos a rellenar la Evaluación de Riesgos Psicosociales, que es la encuesta que vale para algo.

A 19 de agosto y sin noticias sobre el regreso a las oficinas

Estamos a 19 de agosto y como ya os informamos el pasado día 6, a pesar de haber insistido en varias ocasiones (siendo la última vez este pasado martes), no hemos recibido el Plan Gradual de Retorno a las oficinas.

No obstante, hoy hemos sido convocados, a través de los Servicios de Prevención a una reunión “informativa” que tendrá lugar el próximo martes día 24. ¡A solo una semana escasa de la fecha de retorno anunciada por la empresa!

Como ya hemos contado, cada vez que preguntamos a este respecto se nos ha remitido al Servicio de Prevención.

Sin embargo, por el momento nos siguen asaltando una serie de dudas…:

  • ¿Vamos a volver todos a la oficina el día 1?
  • ¿Tenemos que tener algún requisito previo para acudir a la oficina?
  • ¿Podemos llevarnos nuestra comida?
  • ¿A qué sitio físico tendremos que dirigirnos?
  • ¿Qué otras consideraciones debemos conocer?

Por no poner toda la lista de dudas que se están acumulando.

El día 1 de septiembre muchas personas estarán recién aterrizadas de sus vacaciones, por supuesto no habrán podido consultar su correo y por lo tanto no sabrán cómo actuar, es decir, se prevé una situación caótica.

Y mientras tanto, la dirección estaba de “vacas” o muy ocupada como para informar a la RLPT de forma que nos permitiera hacer nuestras sugerencias o aportaciones con suficiente antelación y poder informaros adecuadamente.

Esperamos tener detalles suficientes para poder trasladaros las intenciones de la empresa tras la reunión.

Una mesa “estelar” en 12 Estrellas

En la última revisión al edificio de 12 estrellas el pasado 23 de abril, pudimos descubrir que en uno de los despachos había una extraña mesa. Al preguntar que era esa mesa nos enteramos de que es una mesa electrónica que permite elevar y bajar la altura de esta. Este tipo de mobiliario se utiliza para aliviar lesiones de espalda en las que, por recomendación médica, no se puede permanecer sentado 8 horas seguidas y es recomendable alternar entre estar sentado y estar de pie.

Dicha mesa, haciendo un barrido rápido por internet no es posible comprarla por menos de 600 euros.

Por supuesto, estamos a favor de la adaptación de los puestos en función de las recomendaciones médicas y nos alegramos de que Atos cuide de sus empleados y empleadas. Lo que no nos parece bien, es que, en otros casos con la misma lesión, a trabajadores y trabajadoras fuera de la “élite”, lo que se les ha dicho es que se levanten y se den un paseo de vez en cuando. Esto nos recuerda la doble vara de medir que se aplica en Atos, que lo cierto es que no nos sorprende, ya que cuando un trabajador o trabajadora pide una simple silla por necesidades de espalda se le ponen mil pegas y escusas para retrasar o incluso no llegar a dársela nunca, sin embargo, cuando el receptor es parte de la “élite”, ahí no hay problema, no se escatima en gastos.

No hay dinero para compensar el teletrabajo, no hay dinero para material, no hay dinero para teclados o monitores, pero si hay dinero para la “élite”.