Manifestaciones COBAS

Estamos viviendo el enésimo atraco a la clase obrera y cada vez los atracos son más virulentos. No se llega a fin de mes y la pobreza ya no es sinónimo de no tener trabajo.

En los años 70 las manifestaciones de trabajadores/as contra la carestía de la vida, tanto en los barrios obreros como en el centro de Madrid tenían un grito unánime: ¡Abajo los precios, arriba los salarios!

CO.BAS, fieles a ser un sindicato obrero comprometido con los trabajadores/as, gobierne quien gobierne, hemos dicho y seguimos diciendo que no hay otra que salir a la calle a parar este atraco. Salir a la calle a exigir subida general de salarios y pensiones, a decir que ningún aumento salarial o de las pensiones esté por debajo del IPC. A exigir que queremos trabajo digno, ni parciales ni discontinuos: ¡contratos a jornada completa!. Y cómo antes volver a gritar: congelación de los precios y arriba los salarios y pensiones.

Te pedimos que difundas en tu empresa, entre tus vecin@s, amig@s o familiares esta hoja convocando a las manifestaciones del día 1 y 15 de octubre.

Cartel 1 y 15

Cambio de proveedor de catering

Tras la información del cambio de proveedor de catering, hemos solicitado a la dirección de RRHH más información al respecto de este cambio cuyo contenido podéis ver a continuación:

“En primer lugar, agradecerles la información enviada. Por otro lado, como ustedes saben, siempre que ha habido un cambio de proveedor de catering, incluso de máquinas de vending, se ha consultado previamente con la RLPT, a la que se facilitaba una lista con los precios de los productos que iban a ofrecer.

Dado que en esta ocasión, se ha decidido de forma unilateral, sin consultar previamente con la RLPT, les solicitamos que, antes de que se inicie dicho servicio y con tiempo suficiente para presentarles las alegaciones que fueran pertinentes si las hubiera, nos entreguen una lista de precios que ofrece dicho proveedor así como un desglose de los alimentos que ofrecerán junto con su etiqueta alimentaria, para poder valorar la calidad de los mismos y poder velar por la salud de las personas trabajadoras que consuman dichos alimentos.

 Quedamos a la espera de sus noticias”

Nuestro curriculum: sinopsis de un caprichoso

El pasado 24 de agosto, cuando aún gran parte de la plantilla de Atos disfrutaba de sus bien merecidas vacaciones, nos encontrábamos con un correo enviado ya fuera de la jornada laboral en el que, a parte de la plantilla (concretamente el CCAP), en el que se les instaba en 5 días, a elaborar su Curriculum en dos formatos distintos con sus plantillas correspondientes.

Y tanto es así, que durante estos 5 días, todas estas personas han tenido que suspender cualquier formación o certificación que estuvieran haciendo, lo cual demuestra una vez más, una absoluta falta de planificación.

A pesar de este esfuerzo de las personas del CCAP, cuando se les entrevista para algún proyecto, deben elaborar “ooootro” curriculum, este ya, en el formato requerido por el cliente.

Sería interesante que la dirección “se hiciera mirar” muy seriamente la aplicación interna “My Profesional Profile”, que genera los curriculums, porque, además de no contener todos perfiles y entornos laborales, es poco práctica y nada intuitiva. Actualizar el perfil puede ser una auténtica pesadilla.

Lo mismo la dirección no conoce el desgaste que supone este proceso porque nunca lo ha utilizado.

Bamboo ¿otro despilfarro?

Aunque una vez más la empresa intenta “vender” su programa Bamboo, bajo el paraguas de parecer una empresa moderna, no es ni más ni menos que otra forma de marear a la plantilla y supuestamente ahorrar costes a futuro, aunque a día de hoy solo supone gastos.

La falta de planificación de este proyecto ha provocado que en Julio nos enviaran una comunicación para que todos vaciáramos las cajoneras y las taquillas el 31 de agosto, y ese mismo día, en el que mucha gente ha reorganizado su agenda sólo con el fin de cumplir las exigencias de la empresa, se encuentra con una nueva comunicación en la que se alarga el plazo hasta el 15 de septiembre. El problema no es tanto de fechas, sino mas bien que la empresa demuestra una vez mas que la plantilla le importa poco.

Mientras, seguimos esperando a que la dirección cumpla con lo requerido por la Inspección de Trabajo, proporcionar a la plantilla un espacio con cerradura que al menos se pueda utilizar para poder dejar nuestras pertenencias durante la jornada de trabajo, lo que la empresa llama “uso flexible”.

De cualquier manera, insistimos en el despropósito de esta medida, ya que al tener que cargar a diario con el equipo se generan riesgos evitables como posibles problemas de salud, seguridad por perdidas, daños, robo, etc.

Una vez más, esta empresa deja claro que le importa más la fachada que tener contenta a la plantilla y en lugar de subir los salarios, despilfarran dinero en obras faraónicas innecesarias, como la de Albasanz.