Teletrabajo: Ahora con horarios a la carta

El 29 de noviembre se ha celebrado una nueva reunión de la mesa de teletrabajo. No podemos ser demasiado optimistas, la empresa cada vez deja mas claro lo que quiere, que es imponer a las personas que teletrabajan unas condiciones distintas a las reguladas en el Acuerdo Marco y por ende al resto de la plantilla que acude presencialmente.

En la reunión se trataron dos puntos:

  • Modelo de contrato individual de teletrabajo:

Desde la RLPT hemos insistido en anexar al acuerdo general de teletrabajo, una plantilla de dicho contrato individual, a lo que la empresa se ha negado. La empresa quería despachar este punto indicando que no es necesaria una plantilla.

La empresa no tiene interés en que las personas que solicitan teletrabajo conozcan que es lo que tiene que firmar, y sospechamos que quieren, bajo el “chantaje” de no dar teletrabajo, que las personas firmen cualquier cosa que les pongan delante, aunque vaya en contra de sus derechos.

  • Horarios:

En este caso está claro, los horarios, como para toda la empresa, los regula el Acuerdo Marco.

La empresa quiere incluir un punto en el que se indique que se podrá poner, en el contrato individual, cualquier horario. Nuevamente quieren llevar a negociaciones individuales lo que ya está regulado, para de esa manera, nuevamente jugar con el “chantaje de, no te doy teletrabajo si no me aceptas el horario que te digo”, que puede ser cualquiera.

Esto es especialmente grave, puesto que dejaría en manos de la empresa el horario de cada persona de manera individual, con la amenaza de no dar teletrabajo si no se traga con horarios distintos a los regulados, cambiando a turnos, horarios parrilla, cambios semanales, etc., sin negociarlos previamente con la RLPT tal y como indica el Acuerdo Marco.

Esto generaría un grave problema de indefensión en las personas, puesto que ni pueden planificar su vida ni organizar mínimamente su día a día.

Se demuestra una vez más lo que ha defendido COBAS desde el primer momento, el teletrabajo no puede quedar a elección de la empresa para que lo use como premio o castigo, y desde luego no vamos a aceptar nada que cercene derechos de la plantilla.

Teletrabajo: Los tribunales a favor de las personas con teletrabajo

Tras la entrada en vigor de la Ley sobre el trabajo a distancia 10/2021, de 9 de julio, hemos vivido multitud de conflictos relacionados con las compensaciones de gastos, dotaciones de medios y otras lindezas que muchas empresas han querido “colar” en los acuerdos ya sean colectivos o individuales en esta materia.

Tras casi dos años desde la entrada en vigor del mencionado RDL, por fin la justicia va dictando sentencias a favor de las personas con teletrabajo. Esto hace que se aclare aún más, si es que era posible, que la Ley de Trabajo a Distancia exige a las empresas que doten a quienes teletrabajan con los medios adecuados, así como a la compensación de gastos que se generen. 

La Audiencia Nacional en la sentencia 44/2022 de 22 de marzo, se ha vuelto a pronunciar sobre esta cuestión, declarando nula la cláusula de un acuerdo de trabajo a distancia de una compañía que eximía a la empresa de compensar los gastos en teletrabajo.

Esto ha hecho que, el pasado martes 22 de noviembre, previamente al juicio que iba a tener lugar en la Audiencia Nacional sobre los acuerdos individuales de teletrabajo, nuestra empresa se vio obligada a retirar precisamente esta misma cláusula de todos los acuerdos individuales de teletrabajo que la plantilla de Atos Spain firmaron en los acuerdos individual de teletrabajo.

Pero la otra gran noticia, llegada de nuevo desde la misma Audiencia Nacional en su sentencia 144/2022 de 10 de noviembre, donde también insiste en que si la empresa impone la obligación de ir a la oficina en un día en el que se debería teletrabajar, ésta debe, o bien compensar por ello, o devolver dicho día de teletrabajo, dejando nulas las cláusulas relativas a estos puntos por ser contrarias a la ley.

A la vista de estos acontecimientos, parece que, por fin, los juzgados están reconociendo que teníamos la razón en las reivindicaciones que durante estos años hemos trasladado en todos los procesos de negociación de teletrabajo.

COBAS quiere negociar y cerrar un acuerdo de teletrabajo para toda la plantilla, ahora bien, un acuerdo que cumpla la ley.

Teletrabajo: Discriminación

En la reunión de la mesa de teletrabajo del pasado 15 de noviembre se debatió el intento de la empresa de discriminar a algún colectivo a la hora de poder acceder al teletrabajo.

Un ejemplo de esta discriminación es el Centro de Capacitación.

Utilizan argumentos como que, si teletrabajan pierden la vinculación con la empresa, eso no parece importarles con las personas que se tiran años y años en un cliente y que no ven a su responsable nunca. Otro sería que las personas del Centro de Capacitación han de estar disponibles para hacer entrevistas, entrevistas que desde hace años se hacen por teams.

Esto no es sino otra forma de penalizar a un colectivo que está en una situación de la que la única responsable es la empresa, que es quien pierde y gana contratos, quien quita y pone a las personas al antojo de una P&L, quien tiene la obligación de recolocar a las personas que se quedan sin cliente y a quienes la empresa responsabiliza de no tener trabajo.

Finalmente, se escudaban en que hay personas que no cumplen con su formación y que no se esfuerzan en las entrevistas, y que a esas personas no se les puede permitir teletrabajar.

Si alguien no cumple con su obligación la empresa tiene mecanismos suficientes para tomar las medidas que considere con esas personas, pero no debe criminalizar a colectivos que no son responsables de su situación.

Desde COBAS no vamos a aceptar bajo ningún concepto un acuerdo que discrimine a una parte de la plantilla.

Teletrabajo: Formación

El pasado 8 de noviembre tuvo lugar una nueva reunión para intentar avanzar en un acuerdo de teletrabajo.

Tras la revisión del estado de las actas, de reuniones anteriores, continuamos con la revisión del borrador del documento que, en este caso se centró en el apartado de formación.

La empresa insiste en la necesidad de tener realizados, previamente a la concesión de teletrabajo, los cursos anuales obligatorios. En este aspecto, COBAS defiende que solo pueden ser exigidos los cursos obligatorios del año anterior, teniendo en cuenta que en el año en curso el plazo para toda la plantilla es hasta el 31 de diciembre. Consideramos que esto sería discriminatorio, respecto al resto de la plantilla, para las personas que solicitan teletrabajo.

Si estamos de acuerdo en realizar previamente una formación específica para teletrabajar, como por ejemplo un curso sobre la adaptación del puesto de teletrabajo, siempre y cuando esté correctamente enfocada.