Reunión de negociación de teletrabajo del 26 de Julio. Primera decepción

Hasta ahora estábamos informando de que en las reuniones de negociación de la mesa de teletrabajo daba la sensación de que la actitud de la empresa era distinta, más dispuesta a escuchar y poder alcanzar un acuerdo.

Sin embargo, la realidad es que, a la hora de presentar su propuesta, hemos constatado que han vuelto a la misma línea de las pasadas negociaciones e incluso la ha empeorado.

El único interés de la empresa es que el teletrabajo le sirva para premiar o castigar a un trabajador o trabajadora según sus criterios subjetivos. Es decir, si haces todo lo que te ordeno tendrás teletrabajo y si no, pues te castigo y te lo quito o no te lo doy.

Se vuelve a intentar discriminar a las personas que coyunturalmente están en el Centro de Capacitación, aplicándoles unas condiciones distintas a las del resto de la plantilla, como si fueran los responsables de su situación, cuando es la empresa a quién legalmente le corresponde asignarles trabajo efectivo.

La empresa insiste en querer añadir cláusulas a los contratos individuales, muchas veces fuera del Acuerdo Marco, resto de acuerdos vigentes firmados con la RLPT e incluso legislación vigente, dejando a las personas en situación de indefensión jurídica.

A falta de una revisión más profunda de la propuesta de la empresa os adelantamos algunos aspectos:

  • Plazos mínimos de 15 días de antelación para presentar las solicitudes, pero sin plazo establecido para la respuesta de la empresa.
  • Entrega de material completamente insuficiente.
  • Teletrabajo vinculado a elementos subjetivos como, por ejemplo, las evaluaciones o los resultados de cumplimento de objetivos de la unidad.

De momento la empresa ha pospuesto las reuniones durante el mes de agosto, que se retomarán en septiembre, el día 13, tiempo que aprovecharemos para estudiar con calma su propuesta y responder desde la RLPT con nuestros comentarios y contrapropuesta, con el fin de intentar llegar a un acuerdo satisfactorio para todas las partes.

Reunión negociación teletrabajo 12 de julio de 2022

El objetivo que nos habíamos marcado para esta reunión era escuchar la respuesta de la dirección a la propuesta que se había trasladado desde la RLPT.

Se trató el asunto de las solicitudes/denegaciones. COBAS siempre ha defendido que debe ser el puesto de trabajo el que indique si se puede teletrabajar o no, y que no dependa de la opinión del responsable que pueda convertirlo en un sistema de premio-castigo.

La empresa puso ejemplos de puestos en los que se podría teletrabajar, pero el cliente no permite que todo el grupo lo haga simultáneamente a lo que propusimos que la solución sea tan sencilla como que el equipo rote en el teletrabajo.

También se trató la posibilidad de teletrabajo al 100%. Puesto que la empresa se niega a que sea una opción más, la propuesta de la RLPT, por un lado, tipifica posibles causas excepcionales dejando también abierta la posibilidad de otras que se puedan justificar. Para este caso, la empresa no parece muy abierta a que se defina una tipificación.

Para situaciones coyunturales como, por ejemplo, un cierre/cambio de un centro de trabajo, que implique teletrabajar al 100%, COBAS propuso que una vez que finalice esta situación se debe contemplar un preaviso mayor y suficiente para que las personas puedan reorganizar su vida.

Ante la solicitud de la RLPT de obtener información que nos permita conocer las distintas modalidades, según los porcentajes de teletrabajo, solicitadas por la plantilla, la empresa, sin argumentar los motivos, está siendo muy reacia a facilitar los datos.   

Se acordó que para la próxima reunión la empresa realizará sus modificaciones sobre el texto facilitado por la RLPT. Dichas modificaciones deberán presentarse por escrito, con carácter previo a la reunión para que de esta forma se agilicen las reuniones.

Reunión mesa de teletrabajo 8 de julio

El pasado 8 de julio se celebró una nueva reunión de la mesa de negociación del acuerdo de teletrabajo, que había sido suspendida las dos últimas semanas para que la RLPT entregáramos una plataforma conjunta, como así se hizo, y para que la empresa tuviera tiempo de estudiarla.

En principio los puntos que han provocado mayor debate, como era de prever, han sido los relativos a las modalidades de teletrabajo, material a entregar, control de las denegaciones y compensaciones.

En cuanto a las modalidades de teletrabajo, la empresa solo estaría dispuesta al modelo denominado híbrido, es decir, parte presencial y parte remota. Entendemos esta petición ya que es una recomendación de todos los sindicatos para evitar la pérdida de contacto con la empresa.

Aunque la empresa solo admite el modelo hibrido, reconoce que puede haber excepciones que requieran un 100%. Para dichas excepciones, por parte de la RLPT se ha solicitado que se definan claramente los casos que se ajustan a esta modalidad, y que lo que no esté contemplado se trate en la comisión de seguimiento del acuerdo.

La empresa indicó que no es necesario, puesto que el teletrabajo al 100% es residual. Para poder comprobarlo les pedimos que nos dieran las cifras del personal que trabaja en cada modelo de teletrabajo, pero se negaron a darlas, alegando que tenemos acceso a las copias básicas de los contratos, lo cual no es cierto ya que cada copia básica se le entrega a cada territorio, lo cual no nos permite tener una visión global.  Al final dijeron que lo estudiarían.

Sobre el material a entregar, nuestra propuesta consiste en proporcionar una relación con el equipamiento mínimo que consideramos necesario para teletrabajar, con la intención, y así se lo explicamos a la empresa, de que sea la propia persona quien valore, de esa relación, qué necesita, para que la empresa se lo facilite. Una vez realizadas las explicaciones, la empresa, no se opuso, aunque sí dejó claro que se debería definir bien la lista y acordar todo el posible material.

Uno de los principales puntos para COBAS es el control de las solicitudes y sobre todo de las denegaciones. Es importante que toda la plantilla tenga el mismo derecho al teletrabajo, y que no se pueda denegar por capricho de la jefatura de turno. Para COBAS es imprescindible que cualquier denegación esté perfectamente justificada y que, si no se justifica, se apruebe el teletrabajo.

El último punto tratado fue el de las compensaciones a las que obliga la ley. Nuevamente y a pesar del cierre del edificio de Doce Estrellas la empresa manifestó que esto no les supone ningún ahorro añadiendo la excusa de la subida del precio de la luz, y que con la situación actual de la empresa no es posible compensar nada. Por supuesto sin aportar ninguna documentación que lo justifique.

Para poder dar credibilidad al argumento económico de la empresa, y poder buscar otras alternativas, se pidió un informe de gastos, aunque, como con toda la información que se solicita, la empresa se niega a facilitarla, es decir, pretenden hacer de la negociación un “acto de fe” por parte de la RLPT.

De cualquier manera y para que esto no sea un escollo ambas partes nos comprometimos a buscar distintas opciones que puedan satisfacer a todas las partes, con el objetivo de que sean beneficiosas para la plantilla.

Reunión mesa de Teletrabajo 14 de junio de 2022

El pasado 14 de junio se ha celebrado la primera reunión de la mesa para la negociación del acuerdo de teletrabajo.

La reunión empezó con la empresa exponiendo que por su parte el documento de trabajo debía ser el actual acuerdo de teletrabajo de eficacia limitada que se firmó por parte de la empresa con UGT y que queda extinguido el próximo 5 de julio de 2022.

Ante esto, desde COBAS manifestamos que no estábamos de acuerdo, dado que no tenía el apoyo mayoritario de la RLPT y sólo fue refrendado por un sindicato y que incluso, a día de hoy, ese mismo sindicato lo ha denunciado para una nueva negociación.

Propusimos como mínimo retomar la última versión del documento de trabajo que se había avanzado durante las múltiples reuniones de la anterior negociación, y que posteriormente fue ignorado por los firmantes.

Todos los sindicatos presentes en la mesa, menos UGT, estuvieron de acuerdo con COBAS en no utilizar el acuerdo actual como base.

Por parte de la empresa nos pidieron que presentemos una propuesta a partir de la que trabajar, insistiendo en que tenemos que llevar un documento conjunto y no presentar diferentes propuestas.

Nuevamente la empresa intenta decirnos como tenemos que hacer nuestro trabajo, pero resulta llamativo que nos pida unidad en la propuesta, cuando en las anteriores negociaciones fue la propia empresa la que rompió la mesa de negociación y firmó con tan solo un sindicato.

Por supuesto COBAS va a trabajar, como siempre, con responsabilidad y buscando el mejor preacuerdo posible para toda la plantilla, que por supuesto, deberá ser ratificado por toda la plantilla de Atos en referéndum.