Teletrabajo. El deja Vu

El pasado 11 de octubre se celebró una nueva reunión de la mesa de teletrabajo, y volvemos a tener la sensación de que la empresa no quiere avanzar y llegar a los puntos que de verdad tienen importancia.

La empresa se cierra y da mil vueltas a cualquier cambio que se le propone, y no quiere dejar por escrito nada que les comprometa, solo quieren decidir ellos y dar teletrabajo a quien ellos quieran, y en la modalidad que a la empresa le interese.

Ya lo hacían así y quieren que el teletrabajo sea algo con lo que poder forzar a las personas que lo pidan a aceptar las condiciones que les interese en ese momento, horarios a la carta, horas extra gratis, etc. Esto no quiere decir que lo hagan en todos los casos, pero si que se ven muchos “horarios especiales” en las copias de los contratos que tenemos que firmar la RLPT.

Además, ese control sobre las peticiones les permite cerrar centros, como el de Zaragoza, el cual han trasladado a un centro de co-working en el que no hay sitio para toda la plantilla, por lo que hay gente que tiene que teletrabajar quiera o no, o Valladolid, donde han restringido los sitios disponibles a un par de filas de mesas.

Todo esto son ahorros, que luego no vemos reflejados en ningún beneficio para las personas trabajadoras de Atos, y mientras se obliga a teletrabajar incluso el 100% del tiempo a parte de la plantilla le interese o no (aunque parezca mentira hay gente a la que no le interesa esta modalidad).

Lo llevamos diciendo desde el principio, el puesto debe ser el que indica si una persona puede teletrabajar o no, y la persona la que decide si lo quiere pedir o no.

Un acuerdo en el que la empresa tenga la decisión final unilateral de otorgar o no el teletrabajo es un sistema injusto, que convierte la solicitud en una negociación individual en la que la parte más débil (la persona trabajadora) tiene las de perder siempre.

Nueva reunión de negociación de teletrabajo. Prorroga de la negociación

El pasado 27 de septiembre mantuvimos una nueva reunión de negociación de la Mesa de Negociación de Teletrabajo. Tal y como estaba previsto, iniciamos la misma respondiendo a la empresa a las siguientes preguntas:

  • Acordar la prórroga de dicha negociación ya que la misma finaliza el 3 de octubre, según marca el acuerdo de eficacia limitada vigente en la actualidad.
  • Aceptar la prórroga de los acuerdos individuales de teletrabajo solicitados al amparo del Acuerdo de Eficacia Limitada firmado entre la empresa y UGT.

La respuesta que por unanimidad dimos la Representación Legal de las Personas Trabajadoras (RLPT), y que toda la plantilla habéis recibido en un comunicado conjunto, fue la siguiente:

Respecto a la petición de prolongar el periodo de negociación de un nuevo acuerdo de teletrabajo más allá del 3/10/2022, la totalidad de la RLPT de Atos Spain, como muestra de buena fe negociadora, está conforme en ampliar dicho plazo siempre y cuando se establezca una nueva fecha fin para dicha negociación. La fecha de fin puede ser ampliable, previo acuerdo de todas las partes.

Respecto a la propuesta de prolongar los acuerdos individuales de teletrabajo actuales, entendemos que es una decisión empresarial, por tanto la RLPT no tiene nada que acordar sobre los mismos. La empresa tiene la potestad de decidir qué hacer con ellos sin necesidad de un acuerdo con la RLPT, como ya ha hecho en ocasiones anteriores

Tras estas respuestas, se acordó prolongar la negociación hasta el 20 de diciembre de 2022.

En cuanto a la prórroga de los acuerdos individuales de Teletrabajo, la empresa ha decidido prorrogar los acuerdos individuales de teletrabajo hasta esa misma fecha.

Como siempre hemos dicho, ante acuerdos individuales, es la empresa la que unilateralmente decide dar o quitar, en este caso el Teletrabajo, como viene haciendo continuamente.

Ya se ha planificado el calendario para las próximas reuniones en las que debatiremos las diferentes posturas.

 

Teletrabajo. La empresa se enroca.

Tras más de mes y medio de parón, primero por las vacaciones y luego porque por diferentes motivos se han ido anulando las reuniones en septiembre, por fin el pasado día 20 se reunió nuevamente la Mesa de Negociación de Teletrabajo.

Previamente la RLPT había entregado una contrapropuesta conjunta respondiendo a la propuesta de la empresa, con la que se ha intentado acercar posturas.

La respuesta de la empresa, sin entrar a valorar nada más, fue la de que nuestra propuesta es bloqueante en dos puntos:

  • Compensación del teletrabajo:

Teniendo en cuenta que el decreto ley obliga a recoger compensaciones, y teniendo en cuenta que los convenios que se están firmando y las sentencias lo confirman, desde la RLPT hemos ajustado nuestra propuesta a los convenios que se están firmando. Estamos abiertos a distintos tipos de fórmulas alternativas, dinero, material, o cualquier otra solución imaginativa, pero la ley es clara con que el acuerdo debe incluir un apartado denominado compensaciones.

  • Acceso al teletrabajo:

La empresa indicó que pedíamos teletrabajo para toda la plantilla y al 100%. Nada mas lejos de la realidad, esto demuestra que la empresa o no se ha leído o no ha entendido la propuesta, dado que los porcentajes de teletrabajo son los mismos que propusieron ellos.

COBAS ha defendido desde el primer momento que sea el puesto de trabajo el que marque si se puede teletrabajar o no, que no dependa del capricho o de cómo le caigas de bien a tu jefe, y en caso de discrepancias, se traten en una comisión paritaria de gestión, que estudie cada caso y decida si es posible dar el teletrabajo o no, pero esto a la empresa le molesta, quiere tener en su mano el castigar o premiar a quien quiera.

Esta y ninguna otra escusa es la que está bloqueando realmente las negociaciones.

Después de tratar los temas anteriores, la empresa se enrocó en una cuestión, debido a que según el acuerdo de eficacia limitada entre la empresa y UGT, que estos últimos denunciaron para iniciar estas negociaciones, la fecha límite de validez de dicho acuerdo es el 3 de octubre, y ha pedido a toda la RLPT que acepte la extensión de los contratos individuales de teletrabajo firmados hasta ahora mientras se continúa negociando.

Siendo un acuerdo que sólo está firmado por UGT y la empresa, creemos que ellos son los únicos con validez legal para tomar una decisión sobre ese tema, aun así, lo hemos trasladado a nuestro gabinete jurídico.

Antes de terminar la reunión sin avanzar nada COBAS preguntó si la respuesta al tema que preocupa a la empresa es bloqueante, es decir, si va a haber mas reuniones mientras consultamos y que va a pasar el día 3, si se cierran las negociaciones pase lo que pase.

A esto la empresa indicó que las negociaciones seguirán mientras haya posibilidad de acuerdo, independientemente de lo que se alarguen.

De momento se acordó que la empresa iba a responder a nuestra propuesta por escrito.

Reunión de negociación de teletrabajo del 26 de Julio. Primera decepción

Hasta ahora estábamos informando de que en las reuniones de negociación de la mesa de teletrabajo daba la sensación de que la actitud de la empresa era distinta, más dispuesta a escuchar y poder alcanzar un acuerdo.

Sin embargo, la realidad es que, a la hora de presentar su propuesta, hemos constatado que han vuelto a la misma línea de las pasadas negociaciones e incluso la ha empeorado.

El único interés de la empresa es que el teletrabajo le sirva para premiar o castigar a un trabajador o trabajadora según sus criterios subjetivos. Es decir, si haces todo lo que te ordeno tendrás teletrabajo y si no, pues te castigo y te lo quito o no te lo doy.

Se vuelve a intentar discriminar a las personas que coyunturalmente están en el Centro de Capacitación, aplicándoles unas condiciones distintas a las del resto de la plantilla, como si fueran los responsables de su situación, cuando es la empresa a quién legalmente le corresponde asignarles trabajo efectivo.

La empresa insiste en querer añadir cláusulas a los contratos individuales, muchas veces fuera del Acuerdo Marco, resto de acuerdos vigentes firmados con la RLPT e incluso legislación vigente, dejando a las personas en situación de indefensión jurídica.

A falta de una revisión más profunda de la propuesta de la empresa os adelantamos algunos aspectos:

  • Plazos mínimos de 15 días de antelación para presentar las solicitudes, pero sin plazo establecido para la respuesta de la empresa.
  • Entrega de material completamente insuficiente.
  • Teletrabajo vinculado a elementos subjetivos como, por ejemplo, las evaluaciones o los resultados de cumplimento de objetivos de la unidad.

De momento la empresa ha pospuesto las reuniones durante el mes de agosto, que se retomarán en septiembre, el día 13, tiempo que aprovecharemos para estudiar con calma su propuesta y responder desde la RLPT con nuestros comentarios y contrapropuesta, con el fin de intentar llegar a un acuerdo satisfactorio para todas las partes.